miércoles, octubre 26, 2005

¿Un dolor de pies?


Rosa Parks tenía 42 años cuando volvía de su trabajo como costurera en Montgomery, Alabama, en diciembre de 1955, y tomó una decisión que cambió la historia: Se negó a ceder su asiento a un blanco en un autobús segregado... Ese hecho provocó su ingreso en prisión y como consecuencia un boicot que desenvocó en el nacimiento del movimiento moderno de lucha por los derechos civiles.
Para siempre quedará la duda de la razón por la que no se levantó de su asiento en el autobús: "Hay quien dice que los pies me dolían y no sabía por qué me negué a ponerme de pie cuando me lo dijeron. Pero la verdadera razón por la cual decidí no hacerlo fue porque sentí que tenía el derecho a ser tratada como cualquier otro pasajero. Habíamos soportado ese tipo de tratamiento demasiado tiempo".
Yo me quedo con la teoría del dolor de pies. Ojalá cosas tan tontas pudiesen cambiar la historia para mejor. ¿Se imaginan alguna?.