miércoles, noviembre 16, 2005

Madrid llora

Estoy en Madrid. Lo cierto es que desde hace tres semanas paso más tiempo en Madrid que en Galicia.
El lunes por la noche, como mucho el martes, cojo un avión (bendita, y olvidada, aviofobia), y en una hora me planto en Barajas. Quince minutos, de taxi, después me acuesto para al día siguiente comenzar a trabajar. La verdad es que mi vida no es muy distinta aquí que allí. Paso la mayor parte del tiempo reunido escribiendo y duermo en un hotel...
Pero es distinto...
Alguna noche salgo de mi habitación y camino por las calles como si el médico me lo hubiese recomendado, es decir, con paso firme y sin detenerme.
Con cada paso constato lo que ya sabía: Madrid es triste... lo sabía cuando me marché de aquí hace cinco años y lo sé ahora que he vuelto. La gente mira hacia abajo, cuando camina, para no pisar a los que están en el suelo, sin caminar. Para no ver a esos que extienden la mano esperando que, de un cielo a un metro ochenta de altura, caiga alguna moneda que les permita ir al 24 horas más cercano a llenar de super con plomo el depósito del tetrabrick.
Casi siempre viajo en taxi... El metro me agobia. Allí todo el mundo, salvo los jóvenes que aun no se han dado cuenta de que no vale de nada quejarse, viaja en silencio de vuelta del trabajo. Algunos leen y de vez en cuando se escucha música en directo (de lo que no estoy seguro es de si es en vivo).
El taxista que me trasladó esta mañana desde el hotel hasta la oficina donde suelo escribir me decía que si él pudiera iría hasta zona 2 y sin detenerse saldría de la ciudad. Según él todo el mundo, si pudiera, haría lo mismo aunque no lo reconozca... ("¿Oferta cultural?... Ja... ¿Para cuántos?").
Y entonces, cuando miré por la ventanilla vi una ciudad distinta, solitaria, traicionada... Eran las diez de la mañana y comenzó a llover.

3 Comments:

Blogger evam said...

Mi relación con Madrid siempre ha sido un poco extraña, pero ¿sabes?, creo que en el fondo nos queremos.

17 noviembre, 2005 12:59  
Blogger Cat Morgan said...

Yo me llevo mejor con otras ciudades... Pamplona, San Sebastian, Santiago (una ciudad infiel pero que por eso enamora)... aunque mi preferida es Lisboa...

18 noviembre, 2005 01:13  
Anonymous Anónimo said...

Madrid no llora, lloras tú.
Debieras saber que no conoces en absoluto Madrid, lo cual no me extraña porque parece ser que sales únicamente para dar una vuelta como si te lo hubiese aconsejado el médico o para ir y volver del trabajo.
El problema está en que la gente cuando viene a Madrid piensa que su vida va a cambiar, que algo novedoso va a ocurrir... mas somos las personas las que cambiamos las cosas y no las ciudades.
Te animo a pasear más por Madrid.

16 abril, 2007 19:48  

Publicar un comentario

<< Home